tepotzotlan con delincuencia organizada

D E R E C H O
Por cuanto al fondo son aplicables los artículos 737-A, 737-B, 737-C, 737-D, 737-F, 737-I, 737-K, 737-L y demás relativos del Código Civil para el Distrito Federal.
Por cuanto al procedimiento son aplicables los artículos 3, 4, 5, 6, 7, 8, 255, 256, 259, 260, y demás relativos del Código de Procedimientos Civiles.
También son aplicables al presente asunto las siguientes tesis jurisprudenciales:
ACTOS DERIVADOS O APOYADOS EN ACTOS VICIADOS. Si un acto o diligencia de la autoridad está viciado y resulta inconstitucionalidad, todos los actos derivados de él, o que se apoyen en él, o que de alguna forma estén condicionados por él, resultan también inconstitucionales por su origen, y los tribunales no deben darles valor legal ya que de hacerlo, por una parte alentaría prácticas viciosas, cuyos frutos serían aprovechables por quienes las realizan y, por otra parte, los tribunales se harían en alguna forma partícipes de tal conducta irregular, al otorgar a tales actos valor legal.
Tribunales Colegiados de Circuito, Semanario Judicial de la Federación, 7ª Epoca, Volumen 82, Sexta parte, página 19.
JUICIO FRAUDULENTO, LEGITIMACIÓN PARA PROMOVERLO.- Cuando se demanda la nulidad de un juicio concluido por fraudulencia, la circunstancia de que el promovente hubiese comparecido al primer juicio y hubiese ejercitado sus derechos procesales, excluye la posibilidad de que hubiese existido colusión de los litigantes para perjudicarlo, y que el juicio cuya nulidad se pretende se hubiera tramitado a sus espaldas, colocándolo en estado de indefensión. No es óbice para lo considerado que la nulidad de juicio concluido puedan promoverlo las partes mismas y los terceros legitimados, porque el fraude procesal no sólo es susceptible de perjudicar a terceros, sino también a las partes. Tal criterio debe entenderse en el sentido de que las partes podrán promover la nulidad del juicio concluido, siempre y cuando el mismo se haya seguido a sus espaldas, sin su consentimiento, puesto que en dicha hipótesis su situación es equiparable a la de un tercero legitimado. De no ser así, se perdería el respeto a la cosa juzgada.
TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.
Amparo directo 433/94.-Lilia Antonieta Núñez Pellón.-3 de febrero de 1994.-Unanimidad de votos.-Ponente: José Becerra Santiago.-Secretario: Marco Antonio Rodríguez Barajas.
Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo XIII, marzo de 1994, página 392, Tribunales Colegiados de Circuito, tesis I.3o.C.666 C.
No. Registro: 914.702.
Tesis aislada. Materia(s):Civil. Octava Época. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Fuente: Apéndice 2000. Tomo: Tomo IV, Civil, P.R. TCC. Tesis: 1094. Página: 786. SEMANARIO JUDICIAL DE LA FEDERACIÓN, OCTAVA ÉPOCA, TOMO XIII, MARZO DE 1994, PÁGINA 392, TRIBUNALES COLEGIADOS DE CIRCUITO, TESIS I.3o.C.666 C.
NULIDAD DE JUICIO CONCLUIDO, EN QUÉ CONSISTE LA ACCIÓN DE Y DISPOSICIÓN LEGAL DE LA CUAL DERIVA (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE MÉXICO).- No obstante que por regla general no procede la nulidad de un juicio por la tramitación de otro, en atención al principio de cosa juzgada, sin embargo, existe una excepción a esta regla, y lo es: cuando el primer procedimiento se haya tramitado en forma fraudulenta. A esta pretensión se le denomina acción de nulidad de un juicio concluido, por ser resultado de un proceso fraudulento, y consiste en la falta de verdad por  simulación en que incurra quien lo promueva, sólo o con la colusión de los demandados o diversas personas, para instigar o inducir a la autoridad jurisdiccional a actuar en la forma que les interese, en perjuicio de terceros. Ello porque la materia de dicho procedimiento es la violación a la garantía de debido proceso legal, por lo que quien  intente la acción sólo debe acreditar: a) El hecho en que funda el acto fraudulento objeto del juicio; y, b) Que le cause un perjuicio la resolución que se toma en tal juicio; por tanto, aunque esta acción de nulidad absoluta no está reglamentada en forma específica en el Estado de México, a falta de disposición expresa es de establecer que válidamente deriva de la aplicación de la regla general contenida en el artículo 8o. del Código Civil del Estado de México, que determina: “Los actos ejecutados contra el tenor de las leyes prohibitivas o de interés público, serán nulos, excepto en los casos en que la ley ordene lo contrario.”.
SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEGUNDO CIRCUITO.
Novena Época:
Jurisprudencia. Materia(s):Civil. Novena Época. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Fuente: Apéndice (actualización 2002). Tomo: Tomo IV, Civil, Jurisprudencia TCC. Tesis: 29. Página: 48. Genealogía: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XVI, julio de 2002, página 1140, Tribunales Colegiados de Circuito,  tesis II.2o.C. J/14.
NULIDAD DE JUICIO CONCLUIDO. SOLO PROCEDE RESPECTO DEL PROCESO FRAUDULENTO. En principio no procede la nulidad de un juicio mediante la tramitación de un segundo juicio, por respeto a la autoridad de la cosa juzgada; pero cuando el primer proceso fue fraudulento, entonces su procedencia es manifiesta y el tercero puede también excepcionarse contra la sentencia firme, pero no contra la que recayó en juicio de estado civil, a menos que alegue colusión de los litigantes para perjudicarlo.
Sexta Epoca:
No. Registro: 392.422
Jurisprudencia. Materia(s):Civil. Sexta Época. Instancia: Tercera Sala. Fuente: Apéndice de 1995
Tomo: Tomo IV, Parte  SCJN. Tesis: 295. Página: 199.
NULIDAD, PROCEDENCIA DE LA ACCION DE. La doctrina ha formulado dos tesis fundamentales sobre la forma en que debe ejercitarse la acción de nulidad, según se trate de un contrato o de un acto que sea consecuencia de un procedimiento judicial. La primera tesis sostiene que, en el primer caso, es procedente y necesario un juicio que declare la nulidad; no así en el segundo, supuesto que la nulidad debe pedirse haciendo valer los recursos respectivos que el procedimiento mismo establece; y acepta que la parte que no ha sido oída en el procedimiento, en el momento en que se hace sabedora, está en tiempo para interponer el recurso; pues de otra manera se desconocería el principio de la cosa juzgada, autorizando un juicio de nulidad respecto de otro juicio, y dándole competencia a un Juez para deshacer lo hecho por otro, cayendo así en una anarquía que sólo puede evitarse aceptando en todas sus consecuencias el mencionado principio de la cosa juzgada. La segunda tesis, sin desconocer el principio de la cosa juzgada, indica que cuando en un procedimiento se han cometido irregularidades que directamente dejan sin defensa a una de las partes, verbigracia, porque se le ha emplazado indebidamente, haciendo imposible que tenga conocimiento de dicho procedimiento, no está obligada tal parte a intentar los recursos que la ley establece para el caso de un procedimiento ordinario, y puede demandar, desde luego, en un juicio, la declaración de nulidad del juicio anterior; tanto más, cuanto que la ley, al definir la cosa juzgada, dice que es la verdad legal y que contra ella no cabe recurso alguno o prueba en contrario, dejando abierta la misma ley, la posibilidad de que se intente un juicio y no un recurso contra esa verdad legal, por lo que como esta tesis exige un juicio para anular lo hecho en otro, en el que se dejó sin defensa a quien lo promueve, es claro que en el nuevo procedimiento debe oírse a las demás personas que intervinieron en el juicio que trata de anularse, por lo que la autoridad judicial obra con estricto apego a la ley y a la doctrina, al resolver en un juicio reivindicatorio, que mientras no se anulen los procedimientos de que emanan los títulos del demandado, de acuerdo con la ley, y que tienen el mismo origen que los del actor, no se les puede negar valor probatorio, supuesto que ello equivaldría a autorizar que un Juez anulara lo hecho por otro Juez.
Precedentes: Amparo civil directo 2659/33. Wiegand Carlos. 21 de agosto de 1935. Unanimidad de cuatro votos. El Ministro Abenamar Eboli Paniagua no intervino  en la discusión y votación de este asunto, por las razones que constan en el acta del día. La publicación no menciona el nombre del ponente.
Véase: Semanario Judicial de la Federación, Quinta Epoca
Tomo LIX, página 923, tesis de rubro “NULIDAD, NATURALEZA DEL JUICIO DE.”.
Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-1985, Cuarta Parte, Tercera Sala, página 588, tesis 195, de rubro “NULIDAD DE ACTUACIONES PRACTICADAS CONCLUIDO EL JUICIO.”
Registro IUS: 359647
Quinta Epoca, Tercera Sala, Semanario Judicial de la Federación, Tomo XLV, p. 3212,  aislada, Civil.
M E D I D A S   P R O V I S I O N A L E S.
Por lo anteriormente mencionado, a Usted C. Juez, solicito se sirva decretar las siguientes medidas provisionales:
A.- Ordenar el aseguramiento de la finca rustica conocida anteriormente como parte del Rancho de la Resurrección, en Tepozotlán, Distrito de Cuautitlan, Estado de México, que también formo parte del Rancho “San Nicolás” o “Tierras Nuevas” y las tablas de Labor conocidas por “El Herrero”, “La Corona”, “José Montoya” y “La Longaniza”, con la superficie y linderos que se describen:
LINDEROS: Al Norte en mil trescientos veinte metros, con Ejido de San Bartolo; aclarando que tal lindero se encuentra cortado por la Autopista México – Querétaro; Al oriente en seiscientos sesenta metros con camino a Las Animas, aclarando que este lindero también se encuentra cortado por la Súper-carretera a Querétaro; Al sur en sesenta y seis metros; Al sureste en ciento sesenta y cinco metros; Al oriente en quinientos veintiocho metros, sesenta y seis metros, trescientos treinta metros y trescientos noventa y seis metros, con Rancho Fernando Acho; y linda nuevamente al sur en línea quebrada de ciento treinta y dos metros, noventa y nueve metros y ciento sesenta y cinco metros, con Rancho Nuevo y al poniente en trescientos noventa y seis metros, doscientos sesenta y cuatro metros, noventa y nueve metros, trescientos sesenta y tres metros, ciento noventa y ocho metros, doscientos treinta y un metros y trescientos noventa y seis metros, con Camino a Tepotzotlán, Coyotepec de por medio con ejido Tepotzotlán y Rancho de la Teja.
B.- Se gire atento oficio al Registro Publico de la Propiedad de Cuautitlán México, Estado de México, a efecto de que se inscriba provisionalmente el presente juicio sobre el bien inmueble de la finca rustica conocida anteriormente como parte del Rancho de la Resurrección, en Tepozotlán, Distrito de Cuautitlan, Estado de México, que también formo parte del Rancho “San Nicolás” o “Tierras Nuevas” y las tablas de Labor conocidas por “El Herrero”, “La Corona”, “José Montoya” y “La Longaniza”, con la superficie y linderos que se describen:
LINDEROS: Al Norte en mil trescientos veinte metros, con Ejido de San Bartolo; aclarando que tal lindero se encuentra cortado por la Autopista México – Querétaro; Al oriente en seiscientos sesenta metros con camino a Las Animas, aclarando que este lindero también se encuentra cortado por la Súper-carretera a Querétaro; Al sur en sesenta y seis metros; Al sureste en ciento sesenta y cinco metros; Al oriente en quinientos veintiocho metros, sesenta y seis metros, trescientos treinta metros y trescientos noventa y seis metros, con Rancho Fernando Acho; y linda nuevamente al sur en línea quebrada de ciento treinta y dos metros, noventa y nueve metros y ciento sesenta y cinco metros, con Rancho Nuevo y al poniente en trescientos noventa y seis metros, doscientos sesenta y cuatro metros, noventa y nueve metros, trescientos sesenta y tres metros, ciento noventa y ocho metros, doscientos treinta y un metros y trescientos noventa y seis metros, con Camino a Tepotzotlán, Coyotepec de por medio con ejido Tepotzotlán y Rancho de la Teja, a efecto de que surta efectos frente a terceros.
C.- Se gire oficio al Juzgado Vigésimo Segundo de lo Civil en el Distrito Federal, para que ponga a disposición este H. Juzgado la instrumental de actuaciones consistentes en el expediente 582/90 él cual como he manifestado bajo protesta de decir verdad no poseo y me es imposible presentarlo o solicitar copia, ya que el suscrito no es parte en dicho juicio y él mismo que es imprescindible que obre en actuaciones ya que es la base del presente juicio de nulidad de juicio concluido.
P R U E B A S
1.- CONFESIONAL, a cargo del actor, señor ENRIQUE FHURKEN CHELLET, en su doble carácter de vendedor y representante de Parque Industrial Cuamantla S.A. de C.V., persona a quien pido se le cite personalmente para que comparezca al local de este juzgado, a responder de las preguntas previamente calificadas de legales que le formularan en el momento procesal oportuno. Prueba que relaciono con todos y cada uno de los hechos narrados en el presente escrito.
2.- TESTIMONIAL, a cargo del representante legal de Consorcio Inmobiliario Luxory, S.A. de C.V. persona a quien pido se le cite personalmente para que comparezca al local de este juzgado, a responder de las preguntas previamente calificadas de legales que le formularan en el momento procesal oportuno.
3.- TESTIMONIAL, a cargo de los señores Pedro Reyes Apastellar, Leodegario Rubio Gómez, Raúl Sergio Becerril Castillo y Juventino Rojas Gaona, , con domicilio en calle Prolongación Historiadores, numero 8, col. Apatlaco, C.P. 09430, delegación Iztapalapa, México Distrito Federal, con el fin de demostrar todos y cada uno de los hechos que narro en el presente escrito.
4.- DOCUMENTAL PUBLICA, consistente en copias certificadas del expediente 582/90, seguido ante el Juzgado Vigésimo Segundo Civil en el Distrito Federal, donde se acredita toda la verdad de mi dicho y la razón jurídica que tengo de demandar la nulidad del juicio concluido.
Prueba en la que solicito atentamente se gire oficio al Juzgado Vigésimo Segundo de lo Civil en el Distrito Federal, para que ponga a disposición este H. Juzgado la instrumental de actuaciones consistentes en el expediente 582/90 él cual como he manifestado bajo protesta de decir verdad no poseo y me es imposible presentarlo o solicitar copia, ya que el suscrito no es parte en dicho juicio y él mismo es imprescindible que obre en actuaciones ya que es la base del presente juicio de nulidad de juicio concluido.
5.- DOCUMENTAL DE ACTUACIONES.
6.- LA PRESUNCIONAL LEGAL Y HUMANA.
Por lo anteriormente expuesto y fundado, a Usted C. Juez, atentamente solicito;
PRIMERO.- Tenerme por presentado, en términos de esta demanda documentos y copias que acompaño, demandando en juicio ordinario civil, el ejercicio de la acción reivindicatoria y prestaciones que demando en el proemio de esta demanda.
SEGUNDO.- Admitir la demanda y ordenar correr traslado de la demanda, para que sea contestada dentro del término de ley.
TERCERO.- En su oportunidad, dictar sentencia favorable a las prestaciones que reclamo.
PROTESTO LO NECESARIO
PEDRO REYES ALEJANDRE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s